Oyeme
No pretendo las respuestas del futuro
Que la hoguera del presente me consuma
El ayer torna en ceniza si hoy es llama
Cuando beses nunca pienses en mañana

Que el sonido del silencio sea tuyo
El silencio de este ruido será mío
Hoy que el día se coagula en tantos años
Te encadena el pensamiento
Cuanto mundo en un momento
Catarátame la vida con tus labios

Hoy, mañana es el ayer, te quise tanto
El futuro es un quizá, casi un tal vez
Quién habita en el ayer o en el mañana
Lo sabrá ese mar de cal que te naufraga

Que tu voz grite mi nombre para siempre
No es falsa la mentira de los años
Mi voz dejara un camino a cada paso
Hoy para escribir mi vida
Óyeme tiempo presente
Yo me pongo tus sandalias en mis manos

Donde ocultaron tus ojos
Que no te vieron jamás
Aferrándose a los ruidos
No aprendieron a soñar